Salud Veterinaria

Lo mejor para tus mascotas

Consejos para educar a un cachorro

Si decides adoptar un cachorro, debes tener muy claro que vas a invertir gran parte de tu tiempo con él, sobre todo al principio, tu cachorro no sabe lo que está bien y lo que está mal, es por eso que la educación básica es muy importante en los primeros meses y no será una tarea sencilla, requiere de mucha paciencia y constancia.

Qué debes tener en cuenta en la educación de tu cachorro

  • El momento adecuado para comenzar a educar a tu cachorro es cuando éste tiene tres meses y medio de edad.
  • Nunca, nunca, nunca debes pegar a tu perro para que te obedezca. El aprendizaje con castigos no se recomienda en ningún caso.
  • Utiliza el refuerzo positivo, premia a tu cachorro cuando haga las cosas bien, una galleta, una caricia o un “¡bien hecho, chico!” pueden ser suficientes.
  • Será más fácil enseñar a una hembra que a un macho, ellas son más sumisas y más cercanas a su dueño.
  • Es preferible que hagas sesiones de entrenamiento cortas (entre 15 y 20 minutos), las sesiones largas te agotan a ti y agotan a tu mascota.
  • Haz que participe toda la familia en la educación de tu cachorro. De nada sirve que pongas unas “normas” a tu cachorro, si el resto de la familia realiza un comportamiento contraproducente con la mascota, como por ejemplo, recompensar al animal cuando no corresponde.
  • Tu perro nunca acabará de estar educado, ellos, como los humanos, aprenden a lo largo de toda su vida, no descuides la educación cuando sea adulto.

Comenzamos la educación de nuestro cachorro

Los cachorros, como cachorros que son, se distraen a la mínima, por ello, debemos intentar buscar un lugar libre de distracciones, los pájaros, otros perros o los niños, pueden ser obstáculos en el momento en que comencemos nuestra sesión de entrenamiento.

Consejos para educar a un cachorro

Es una buena idea comenzar la sesión de entrenamiento cuando nuestro cachorro no haya comido aún, de esta forma aceptará mucho mejor los premios que le demos (galletas, trocitos de salchicha…).

Recuerda que las sesiones de entrenamiento largas pueden llegar a ser agotadoras, llegará un momento en que el cachorro se canse y por mucho que queramos, no aprenderá… simplemente no nos hará ni caso.

Evita la sobreprotección, si tu perro tiene miedo ante determinada situación durante el entrenamiento, si lo intentas consolar, cogiéndolo en brazos y acariciándole, lo que estarás haciendo es reforzar su miedo, el perro piensa “cuando tengo miedo me dan cariño, por tanto tener miedo es bueno”.

Utiliza comandos de voz cortos, “no”, “muy bien”, “siéntate”, “aquí”, “echado”, “junto”… Utiliza un “No” en un tono de voz serio cuando tu perro realice una acción que no quieres que haga.

Si tu cachorro hace sus necesidades dentro de casa y no lo descubres defecando u orinando en el acto, de nada sirve que lo regañes a tiempo pasado, tu cachorro simplemente no entenderá el motivo por el que lo estás riñendo.

Teniendo en cuenta todos estos consejos, estás preparado para dar el siguiente paso en la educación de tu cachorro ¡Buena suerte!